lunes, 6 de mayo de 2024

El Dr. Upegui y su milagro de vida

 

Por: Giovanni Valencia Osorio- Coordinador de Comunicaciones LAF

 El doctor Federico Upegui tiene por vocación eterna la medicina de la actividad física y el deporte. Es un ser humano intachable que nació y creció en el barrio La Castellana en la ciudad de Medellín y desde muy niño aprendió a querer el fútbol, ​​​​a tal punto que hizo parte de las divisiones menores del cuadro verdolaga como zaguero central y lateral derecho. en las categorías tercera, segunda y ascenso, bajo las órdenes de técnicos como: Hugo Gallego, Nelson Gallego, Pedro Pablo Álvarez, Rodolfo Monsalve y Francisco Maturana. Desde que jugó en los Torneos Departamentales de la Liga Antioqueña de Fútbol aprendió lo fácil, simple, práctico y honesto de la vida, por eso se encaminó a estudiar medicina y orientarla hacia la deportiva, la que siempre ha sido su pasión.

Su llegada al Verde

Su relación con el cuadro verde y blanco como médico, comenzó cuando se fue a hacer el año rural con los futbolistas verdes buscando una plaza como profesional y las puertas se las abrieron Oscar Chavarriaga, Sergio Naranjo y Hernán Darío Gómez, con el apoyo incondicional de personas como Guillermo López Valencia y la aceptación de profesionales de la salud como Winston Tobón, Gustavo Restrepo Nicholls y Hernán Luna. Gracias al visto bueno del Servicio Seccional de Salud de Antioquia fue autorizado para salir como médico de una delegación y tras la invitación de Arturo Bustamante, logra hacer parte de una selección Colombia que fue a Francia al Torneo Esperanzas de Toulon con Javier Álvarez, Juan Camilo Pérez y Jorge Ruiz.  

Desde el 01 de diciembre de 1994 hizo parte de Atlético Nacional como “galeno” y fueron 22 años, en ese tiempo contó con citaciones a selecciones Antioquia, a una selección Colombia Sub-17 en un suramericano, en la tricolor de mayores y en una preolímpica que tuvo gira por territorio asiático, además, hizo parte de la delegación de la selección Colombia de mujeres que dirigía Margarita Martínez y del equipo profesional de baloncesto “Los Paisas”, que dirigía Hernán Darío Giraldo.

Nace CEDRO

Después de su retiro de la Organización Ardilla Lulle, y con el pensamiento firme de que los médicos no sólo estaban para tratar una patada con hielo o antinflamatorios, decidió crear con un grupo interdisciplinario el Centro de Alto Rendimiento Cedar IPS, que tenía entre otros, especialistas en medicina general, psicología, ortopedia, nutrición, fisioterapia, fonoaudiología, endocrinología, toxicología, coaching y especialistas en medicina deportiva. Así nació Cedar, para estar al servicio del fútbol aficionado de Antioquia.

Un accidente, un milagro

El 24 de diciembre del 2003 sufrió un accidente en el hotel Decamerón en la ciudad de Panamá que por poco lo deja cuadripléjico de por vida, pues al lanzarse a una piscina tuvo fractura de vértebra cervical C 5 y C 6, el 86% de quienes esta sufre lesión fallecen debido a que está muy cerca del centro respiratorio, afortunadamente aún está con nosotros y lleno de salud, se propuso con 10 horas diarias de fisioterapia para volver a caminar, la rehabilitación fue larga pero desde el momento que movió el dedo gordo de su pie izquierdo se dio cuenta que podía, y gracias a su fisio Alexandra Valencia ya su fisiatra Jorge Arias, pudo volver a caminar. La fuerza de voluntad, la fortaleza mental y su entorno familiar le ayudarán a salir adelante. Cuenta que Juan José Peláez le dijo alguna vez… “no le pidas a Dios que te ayude a caminar, pídele que nunca te deje desfallecer”. En esos momentos duros la Organización Ardilla Lulle y personas como: Francisco Piña, Esteban Córdoba, Darío De Greiff, Víctor Marulanda, Rubén Darío Restrepo y todo el cuerpo médico de Nacional fueron piezas fundamentales para que el sueño y la ilusión de rehabilitarse se hiciera realidad. y pudiera volver a la vida cotidiana trabajando y asumiendo retos, siendo cada día mejor persona y sobresaliente profesional. 

Surge el presidente

El pasado 31 de marzo en la Asamblea Ordinaria Anual de la Liga fue elegido miembro del Comité Ejecutivo de la Liga Antioqueña de Fútbol con una alta votación y aceptación por parte de los clubes afiliados LAF para el periodo 2023-2027, y aceptó la postulación básicamente por la salud de los futbolistas en etapa de formación que son el verdadero patrimonio de los clubes, tiene claro que para el sistema nacional de salud una lesión de rodilla no es una urgencia, además, le interesa ser directivo LAF porque quiere ser parte de la solución, quiere apoyar a los futbolistas desde todo punto de vista. Cuando tomó la decisión de hacer parte del Comité, tenía claro los innumerables problemas porque conoce el fútbol, ​​tiene camerino, formación en medicina, en derecho y administración.

El doctor Federico la tiene clara, sabe lo que le puede aportar a la empresa más grande del aficionado al fútbol en Colombia, comenzando por fortalecer el interior de la Liga desde los empleados, que la casa esté ordenada para que, de esta manera, los usuarios que son los clubes, se sientan beneficiados con la gestión, la atención y el servicio brindado en el edificio verde, porque son al final los clubes los que van a recibir el apoyo para ese patrimonio que de alguna forma viene siendo afectado. Tendremos médico para rato, por fortuna el destino nos lo devolvió para servirle a las jóvenes promesas de nuestro fútbol y para tenerlo como un dirigente que tiene como meta hacer la gestión con honestidad, transparencia, simpleza y sentido común. Hombre de blanco para el fútbol, ​​que ama su profesión porque la medicina es para aquellos que no se pueden imaginar haciendo otra cosa, pero en este caso, puede tener la cura para muchas cosas, aumentando la dosis de recuperación y ahora el turno es para la Liga, porque le llega un médico para inspirar la esperanza a través de los sueños en construcción ¡Federico, milagro de vida!

lunes, 29 de abril de 2024

David González, el Supermán del arco rojo

Por: Roosevelt Castro B.


No hay lugar a equívocos: David González Giraldo tenía que ser portero, estaba escrito en sus venas. El hijo mayor entre tres hermanos del matrimonio de Darío y María Eugenia, nació un 20 de julio de 1982, en el sector de Loyola, en las cercanías de la mítica cancha de Miraflores, al oriente de Medellín. 

 Al inquieto niño le gustaba vestirse de superhéroe. Sus disfraces predilectos fueron los del Hombre Araña y especialmente los de Supermán, quienes, casualmente,  se visten con los colores emblemáticos del equipo que le transformaría su vida: el Deportivo Independiente Medellín.

 Es que la conjunción del rojo y el azul e igualmente de las redes y los vuelos acrobáticos marcó el sino deportivo del pequeño infante, desde sus inicios como portero, cuando defendía los equipos del Colegio Calasanz.

 A los quince años llegó a las divisiones menores del cuadro Atlético Nacional, con Camilo Pérez, y luego a la selección Antioquia con “el Chiqui” Londoño. Posteriormente, a las divisiones menores del Deportivo Cali con Carlos Portela y más adelante al balompié caldense con los seleccionados de fútbol y con el equipo la primera C del Once Caldas.

 Pero fue en las finales del torneo sub-21, realizadas en Medellín , cuando la gente del Deportivo Independiente Medellín “le echa el ojo”.  Así llegó al cuadro escarlata para la temporada del 2001, con tan sólo 19 años de edad.

 Luego de su debut ocurrió un 25 de agosto de 2001 frente al rival de la plaza, no guardó sus guantes rojos y se erigió como uno de los grandes íconos escarlatas, contribuyendo con dos títulos en las temporadas 2002-II y 2004-I y realizando una excelente campaña en la Copa Libertadores de 2003.

 Su paso por equipos como el Deportivo Cali, Huracán de Argentina,   Rizesport de Turquía, Manchester City de Inglaterra, Aberdeen de Escocia, entre otros,   no   lo marcaron tanto como su regreso al equipo de sus amores, para contribuirle con dos títulos más, uno por Liga en el 2016-I y otro por Copa,   y así convertirse no solo en ese Supermán del arco rojo sino su ídolo. 


domingo, 24 de marzo de 2024

Choronta, capo de capos

 Por: Roosevelt Castro B.


Si hablamos de John Javier Restrepo Pérez pocos lo conocen, pero si decimos que se trata de “Choronta” ya muchos saben de quién se trata.

Poseedor de una técnica depurada y una sensibilidad con la pelota, el volante rojo es uno de los grandes íconos del fútbol colombiano.

Su debut frente a Envigado FC, el 18 de octubre de 1999, marcó la senda de un jugador diferente y de una generación escarlata que se “tragó el mundo” a punta de talento.

Dicen los que lo conocieron que Choronta fue “un adelantado para su época”. Y no se equivocaron. Con volantes “picapiedras” o pataduras en su posición, el centrocampista recuperador, nacido en Medellín el 22 de agosto de 1977, marcaba la diferencia. Era el Xavi Alonso en el mediocampo escarlata.

Su rapidez mental, el sacar limpio el balón y su gran visión del juego, fueron muchas de las características de este excelso jugador, quien se deleitaba al lado de otros talentos como Mao Molina, Tressor Moreno, David Montoya, entre otros. 


Su gol de media distancia al portero José Francisco Cevallos Villavicencio, del Barcelona de Ecuador, por la Copa Libertadores de América de 2003, en la portería sur del Estadio Atanasio Girardot, todavía retumba en el recuerdo de los hinchas del Medellín.

Igualmente, los títulos obtenidos con las escarlatas, como los del 2002, 2009, o su aporte al único título de la tricolor nacional en la Copa América del 2001, están en la memoria colectiva de los seguidores del Deportivo Independiente Medellín.

Los 349 partidos jugados con el club de sus amores, 310 de ellos por Liga, dejaron una impronta en la fanaticada roja, que no dudó en calificarlo como un “capo de capos”. 

miércoles, 13 de marzo de 2024

La tarjeta verde inspira los Altius

 

Por: Edwin Ortega Ospina- director A TODO DEPORTE

Año tras año, el deporte olímpico se viste de gala.  El Comité Olímpico Colombiano, COC, premia a los mejores deportistas de la temporada con los Altius, su máximo galardón.

Extrapolado del lema olímpico Citius, altius, fortius” y últimamente “Communiter, alocución latina que significa “«Más rápido, más alto, más fuerte — Juntos», los premios Altius exaltan la labor, la disciplina y el esfuerzo de todos, en una noche de gala, y donde la ropa deportiva se queda en casa y el mejor traje es lucido por nuestros protagonistas: los deportistas.

Es que la frase, pronunciada por Pierre de Coubertin en la inauguración de los primeros Juegos de la Edad Moderna en 1896, en Atenas, se convirtió en un lema universal del deporte olímpico y nuestros deportistas la asumen como un grito de batalla, que es recompensado anualmente con la exaltación del COC.

“Me siento muy orgulloso de representar a mi país”, manifestó en su momento el saltador vallecaucano Leonardo García, quien fue laureado con el Altius de Oro, como el deportista “Promesa del año en deportes incluidos en lo el programa de los Juegos Olímpicos”.

García hace parte del recambio deportivo en la natación colombiana, modalidad de saltos ornamentales y fue exaltado con este galardón por su excelente campaña en la temporada 2021.

Así como el saltador vallecaucano, han sido varios de los deportistas colombianos galardonados con loa Altius, baste mencionar a la marchista Lorena Arenas, el ciclista Egan Bernal, el velocista Anthony Zambrano, el ciclista Kevin Quintero y el patinador Andrés Jiménez y la arquera Sara López, entre otros.

9 categorías, 15 homenajes

No solo los deportistas son laureados con el Altius de Oro, plata o bronce también los certámenes deportivos, o las contribuciones con el Medio Ambiente, la vida y obra en beneficio del deporte e igualmente los premios especiales son reconocidos en esta gala anual de los mejores del deporte colombiano y en las diferentes temporadas del ciclo olímpico.

En el último año se incorporó la categoría de juego limpio.   Es que a las categorías de: Atleta del Año, en deportes que hacen parte del programa de los Juegos Olímpicos, Atleta del Año, en deportes que no hacen parte del programa de los Juegos Olímpicos, Promesa del Año, en deportes que hacen parte del programa de los Juegos Olímpicos, Promesa del Año, en deportes que no hacen parte del programa de los Juegos Olímpicos, Certamen Deportivo del Año, Contribución al Medio Ambiente, Vida y Obra y Premio Especial se le sumó la del Juego limpio.

La tarjeta verde, el Fair Play y los Altius

Inspirada en la tarjeta verde, la categoría del juego limpio dio respuesta a la inquietud que tenía el periodista deportivo colombiano Roosevelt Castro Bohorquez de por qué no se tenía un galardón para exaltar ese comportamiento honesto, leal y respetuoso de nuestros atletas en los diferentes escenarios del deporte.

“Desde hace más de 3 años venía hablando con Alberto Galvis, presidente de la Academia Olímpica, para que la implementáramos, premiando el Juego Limpio. En su momento nos reunimos virtualmente con David Cañón. Ahora, y en buena hora, se haya logrado cristalizar este reconocimiento para nuestros deportistas, inspirado en nuestra tarjeta verde. Ellos son unos espejos donde se miran niños y jóvenes ávidos de triunfar no solo en lo deportivo, sino con los valores que están inmersos en el deporte que practican. Por ello, me alegra que Alberto me haya hecho caso”, comentó emocionado Roosevelt Castro Bohorquez, el creativo de esta estrategia que exalta el Fair Play y la buena práctica deportiva, especialmente en la futbolística, pero que ahora se extrapola a otras disciplinas deportivas.

La undécima edición de los Altus realizada el pasado jueves 18 de enero de 2024 pasará a la historia, al reconocer y exaltar por primera vez el Fair Play para el deporte colombiano. El Centro de Convenciones Ágora Bogotá fue el testigo mudo del premio Juego limpio para la judoca Erika Lasso, quien conmovió al mundo deportivo con su gesto en los Juegos Panamericanos de Santiago, al llevar en hombros a una rival que no podía caminar.

De igual forma, la vallecaucana recibió el premio del Juego Limpio de los Juegos Panamericanos de Santiago, la estatuilla de fair play en los Panam Sports Awards, el premio Guillermo Cano del Deportista del Año de El Espectador, hechos que también inspiraron y motivaron al COC para que la tarjeta verde y su esencia fuera tenida en cuenta en la gala de los Altius.

Así, la tarjeta verde sigue su senda de juego limpio en beneficio del deporte e igualmente de la construcción del tejido social desde lo axiológico.

viernes, 8 de marzo de 2024

¡No necesito que estés arriba, para quererte “Glorioso” DIM!

 Dice el escritor uruguayo Eduardo Galeano, en su libro “Fútbol a sol y sombra”, que: “el hincha agita el pañuelo, traga saliva, glup, traga veneno, se come la gorra, susurra plegarias y maldiciones y de pronto se rompe la garganta en una ovación y salta como pulga abrazando al desconocido que grita el gol a su lado igualmente”

Así mismo, define al fanático como “el hincha en el manicomio. Llega al estadio envuelto en la bandera del club, la cara pintada con los colores de la adorada camiseta, erizado de objetos estridentes y contundentes, y ya por el camino viene armando mucho ruido y mucho lío. Nunca viene solo”.

Merceditas Arango, Kid chance, DIM Giraldo Zuluaga, “Caretorta Palacio DIM”, el influencer Jefferson Cossio y el humorista Óscar Monsalve Risaloca tienen una mezcla de ambas definiciones de las que habla el hombre de las letras Charrúa.

Merceditas, endulza al DIM

La figura menudita de Merceditas Arango inspiraba ternura. Asistía al estadio y se ubicaba en lateral norte, para estar cerquita a sus ídolos, a quienes “endulzaba” no solo con los caramelos y confites que les entregaba, sino con su presencia. Era hincha fiel del rojo por muchos años y le tocó vibrar con los títulos de la década de los 50´s y el subtítulo del 66.

Kid Chance, el peso pesado del rojo 

Contrario a Merceditas, Ruperto Castaño, más conocido como “Kid Chance”, era uno de los pesos pesados hinchas escarlatas y no solo porque haya sido boxeador, sino por su irreverente proceder ante la dirigencia poderosa, pues se atrevió a hacer un desfile con carretillas tiradas por caballos para pedir la renuncia de un dirigente del equipo en la década de los 70´s.  Perdió mucha movilidad en un accidente en Pereira acompañando al equipo, lo que desencadenó en su muerte a principio de los 80´s..

DIM Giraldo Zuluaga y su perra vida

}De igual forma, Deportivo Independiente Medellín Giraldo Zuluaga es un hincha sui generis. El tramitador en el Transito de Medellín no solo cambió su nombre de pila de Gustavo por el de su amado equipo, sino que desde hace más de 25 años asiste al estadio Atanasio Girardot con un perrito criollo de raza French Poodle cargado en sus hombros.  En su vetusta moto hacen el recorrido desde el barrio Urapanes en Bello hasta el “Coloso de la 74”.  Empezó llevando a su mascota Medallo Campeón. Luego de la muerte del primero, cargó con el hijo de este, que bautizó con el nombre de Medellín Sexta Estrella. Ahora adoptó otro perrito y le está buscando nombre y lo está entrenando para que lo acompañe a “hinchar” por el Poderoso. Orgulloso exhibe su cédula de ciudadanía en el que aparece su nombre Deportivo Independiente Medellín.

Caretorta y su rojo apasionado

Siempre ondea una bandera y corre como alocado en los bajos de la tribuna de occidental. Se le conoce como “Caretorta DIM Palacio”, pero su nombre de pila es un misterio. En septiembre del 2021, dos tumores de páncreas lo hicieron batallar por su vida y la ganó. Cuatro de los seis títulos rojos se los ha gozado y el que más recuerda fue el del 2002, contra Pasto.

Cossio y su influencia poderosa

El influencer antioqueño Jefferson Cossio es uno de los grandes hinchas de El Poderoso, en la era digital. El creador de contenido colombiano, nacido en Medellín el 15 de mayo 1994, no para de volverse viral por hacer las locuras y bromas pesadas a su hermana Cintia, pero su excentricidad más grande es su amor ferviente por el DIM.

Risaloca exuda rojo 

Parece un chiste, pero al humorista antioqueño Óscar Monsalve “Risaloca”, un hincha de Atlético Nacional lo convirtió en seguidor del DIM.

Sí, su padre Óscar, un taxista medellinense, buscaba alternativas académicas en lo deportivo y un día cualquiera, en los inicios de la década de los 90’s, se enteró de la Escuela de Fútbol Los Parejitas y allí lo matriculó.

Liderada por el ícono rojo Óscar Pareja, le empezó a inculcar el amor escarlata al pequeño párvulo del barrio El salvador de Medellín.

“Sin querer, queriendo”, como diría el Chapulín Colorado, personaje del humorista mexicano Roberto Gómez Bolaños, se puso la camiseta sagrada y todavía la conserva después de más de 3 décadas, para infortunio de su padre, pero para la dichosa fortuna del DIM.

Así, estos “forofos rojos” lo seguirán acompañando, porque “no necesitan que estes arriba, para quererte glorioso DIM”.

viernes, 1 de marzo de 2024

Roosevelt, entre el juego limpio, el fútbol y el periodismo

 

En el universo vibrante del fútbol, donde las historias se entrelazan y los héroes surgen de los campos de juego, hay un personaje que ha dejado una huella imborrable: Roosevelt Castro Bohórquez. Periodista deportivo de vocación, defensor acérrimo del juego limpio y amante apasionado del fútbol, su contribución va más allá de las líneas de la cancha.
Un periodista integro
La crónica de Roosevelt comienza en los campos polvorientos de su infancia en Medellín, donde la pasión por el balompié se sembró en su corazón. Su amor por el deporte rey fue el motor que lo llevó a explorar nuevas dimensiones: el periodismo deportivo. "El fútbol no es solo un juego, es una ventana a la vida de las personas. Cada gol, cada derrota, es una historia que merece ser contada", confiesa con una chispa en los ojos el director de programas deportivos disruptivos como HISTORIAS A LA REDONDA, LA PELOTERA DEPORTIVA o coequipero de transmisiones de fútbol profesional con humor como EL DESPELOTE DEPORTIVO”, entre otros.
Con libreta en mano, una grabadora, una cámara y un micrófono en ristre, Roosevelt se convirtió en un narrador de las gestas y los dramas que se desarrollan en los estadios locales. Su pluma se convierte en un pincel que retrata la pasión desenfrenada de los jugadores, la euforia de la hinchada y las historias inspiradoras que florecen en el mundo del fútbol.

 

Pero el periodismo de Roosevelt va más allá de los titulares sensacionalistas. Él abraza el juego limpio como un estandarte. En cada entrevista, en cada crónica, resalta los valores que hacen del fútbol un deporte noble. "El juego limpio es la esencia del fútbol. Es la ética que guía a los verdaderos guerreros del balón", proclama con convicción.

Los testimonios de los jugadores y entrenadores hablan de la influencia positiva de Roosevelt en la comunidad futbolística. Juan Carlos, un veterano del equipo local, comenta: "Roosevelt no solo nos da voz en los medios, sino que también nos recuerda la importancia de jugar con honor. Es un faro en un mundo donde a veces se pierde el rumbo".

En la esquina de cada estadio, Roosevelt teje historias que van más allá del resultado final. Él se convierte en el puente entre el deporte y la audiencia, transmitiendo no solo el marcador, sino también el corazón y el alma de cada encuentro. Su contribución al fútbol y al periodismo es un testimonio vivo de cómo un apasionado puede transformar un simple juego en una experiencia que trasciende los límites del campo.

El Juego Limpio y la tarjeta verde

El juego limpio, esencial en cualquier competición, va más allá de la mera observancia de las reglas. Implica un compromiso profundo con la honestidad, el respeto y la lealtad. Los deportistas que abrazan el juego limpio no solo buscan la victoria, sino que valoran la integridad y el espíritu deportivo por encima de todo. Esta actitud no solo engrandece al atleta, sino que también inspira a otros a seguir un camino similar, creando un ambiente donde la competitividad se fusiona con los valores fundamentales del deporte.

Embajador del Juego Limpio

En este contexto, la figura del periodista deportivo Roosevelt Castro Bohórquez destaca como un verdadero embajador del juego limpio. Su trayectoria en el deporte no solo se mide por los logros competitivos, sino por la manera en que ha abrazado y promovido los principios éticos. Roosevelt Castro Bohórquez no solo ha sido un referente en su disciplina deportiva, sino que ha trabajado incansablemente para inculcar valores positivos en las generaciones futuras de atletas.

Su compromiso con el juego limpio se refleja en sus acciones dentro y fuera del campo. Ha liderado iniciativas para promover la ética deportiva, participando activamente en programas de educación y concientización. Además, ha abogado por la implementación de la Tarjeta Verde como un medio para destacar y premiar las conductas ejemplares, contribuyendo así a la construcción de un ambiente deportivo más justo y respetuoso.

L a Tarjeta Verde emerge, entonces, como un símbolo poderoso para fomentar el juego limpio y reconocer las acciones positivas en el deporte. La figura de Roosevelt Castro Bohórquez ejemplifica el compromiso necesario para promover la ética deportiva y cultivar un entorno donde la competición se equilibre con valores esenciales. La combinación de la Tarjeta Verde y el compromiso de líderes como Roosevelt Castro Bohórquez ofrece un camino claro para construir un legado duradero de integridad y fair play en el mundo del deporte.

"El fútbol es un lenguaje universal que une a las personas. Mi misión es contar esas historias que inspiran, que motivan a seguir luchando por los sueños. Igualmente, en contribuir a la paz, la convivencia y especialmente el juego limpio con mi estrategia de la Tarjeta verde", concluye Roosevelt, entre el juego limpio, el fútbol y el periodismo, forjando un legado que perdurará en el corazón de aquellos que aman este hermoso deporte.





domingo, 25 de febrero de 2024

Aquel 27 de junio

 Nota de la redacción: Este año se conmemoran 20 años de uno de los títulos más importantes para los hinchas del DIM. un 27 de junio de 2004, el Deportivo Independiente Medellín obtiene el campeonato ante su rival de plaza. Hoy recordamos este hecho deportivo de gran significación para la hinchada roja. 

Cuenta la historia que un 27 de junio Juan Rodríguez Cabrillo reclama la soberanía española de California (1542),  Pedro El Grande derrota a Carlos XII de Suecia en la Batalla de Poltava (1709), comienza la ocupación inglesa de Buenos Aires, Argentina (1806), se presenta el crash de la Bolsa de Nueva York (1893), se realiza el lanzamiento del satélite estadounidense de observación nuclear Hitch Hiker 1 (1963), Muhammad Ali anuncia su retiro del boxeo (1979), Ronaldo se convierte en el mayor goleador de la historia de las Copas Mundiales de Fútbol, en Alemania, ante Ghana, alcanzando los 15 goles (2006) ,

Pero la noticia más rimbombante en el orbe es la del triunfo de nuestro DIM frente a su rival de patio, para alzarse con el titulo del Fútbol Profesional Colombiano, en la temporada 2004-I.

Sí, es el 27 de junio cuando el “Equipo del Pueblo” reclama la soberanía del fútbol colombiano de la mano de Pedro Sarmiento El Grande, derrotando la batalla deportiva a su rival de plaza, creando un crash en su encopetado competidor, elevándolo a la estratosfera cual satélite estadounidense y dando un “golpe” de opinión deportiva como lo hacía Ali, para convertirse en ese goleador histórico de ser el primero en vencer en un derbi regional  y así alzarse con la anhelada estrella nacional.

Es el triunfo ante un equipo que siempre lo pordebajió. Es la victoria del David, pero no González, contra el portentoso Goliat.  Es el título de la soberbia contra la humildad.

El profesor Jaime “El Flaco” Rodríguez da las primeras puntadas para coser la bandera roja y azul y empezar a bordar la cuarta estrella, pero es Pedro Sarmiento el que culmina de manera exitosa con la encomiable tarea.

Sarmiento debuta en la novena fecha, contra el archirrival. Un 2-0 a favor de los verdes no es bien recibido por los fanáticos rojos. No obstante, el estratega antioqueño logra enderezar el camino, ganando 6 partidos, empatando en una ocasión y tan solo dos derrotas, para llevarlo a conseguir la clasificación a la serie semifinal.

En el cuadrangular B le toca pugnar por el tiquete finalista con Cali, Once Caldas y Bogotá Chicó.  El objetivo se logra. De forma dramática, y con gol de César Valoyes para el empate 3-3 ante Cali, nuestro DIM llega a la inédita final contra su eterno rival.

Dicen que lo del DIM es sufrido… y es perogrullo. Nacional lo espera dirigido por Juan José Peláez. El primer partido, jugado el 24 de junio, culmina 2-1. Los goles de Jorge Horacio Serna y de Rafael Castillo y la expulsión de John Wilmar Pérez, crean alegría y drama a la hinchada escarlata.

Pero es el icónico 27 de junio cuando el DIM hace historia en el orbe.  Luego de un lacónico empate 0-0, los dirigidos por Sarmiento se elevan al firmamento futbolístico y escriben la historia como Juan Rodríguez Cabrillo, Pedro El Grande, Mohammad Ali, o Ronaldo, quienes, un día como este, se metieron en la memoria colectiva del mundo. Así se logra la gran hazaña deportiva.