domingo, 25 de noviembre de 2018

Francisco Maturana le dijo sí a la Tarjeta Verde



Por:  Naty Gómez Zapata

La cita con el conversatorio “Fútbol, un fenómeno social”  fue en el Museo  de la Universidad de Antioquia, el pasado 20 de noviembre de 2018. La jornada académica fue liderada por el profesor Francisco Maturana García y orientada por el periodista y politólogo Gonzalo Medina Pérez.
El orientador de las selecciones Colombia, Ecuador, Costa Rica, Perú, entre otras, y de los clubes como Atlético Nacional, Valladolid, América,  disertó acerca de este fenómeno mundial de la pelota, para un auditorio ávido de conocer sus secretos con la redonda.
Como encantador de serpientes habló sin tapujos de las selecciones Colombia del 1990 y 1994, como las amenazas proferidas a los jugadores, en especial a Gabriel “Barrabas” Gómez  en el Mundial estadounidense. De igual forma, “retrató” los días previos antes del vil asesinato del defensor antioqueño Andrés Escobar Saldarriaga.
La amena charla permitió un break de preguntas. El periodista deportivo Roosevelt Castro Bohórquez levantó su mano para realizar un interrogante al miembro de la Comisión Técnica de la Federación Internacional de Fútbol Asociado-FIFA.
Luego de una corta introducción en la que le agradeció su presencia y le  recordó los valores maternos dados por su progenitora Hilda Garcia de Maturana articulándolos a la estrategia de la tarjeta verde, el hombre del periodismo antioqueño le preguntó al estratega chocoano, nacido en Quibdó, el 15 de febrero de 1949: “Profesor Maturana, ¿Qué opina de una tercera tarjeta que no castiga al jugador como la roja y la amarilla si no que premia todas las acciones de  Juego Limpio?
“Primero que todo, un saludo cordial para usted Roosevelt y la alegría de volverlo a ver, usted sabe que desde hace rato hemos estado en sintonía.  La verdad es que me parece interesante, en un momento en que el fútbol representa tanto para la humanidad. Es una idea fantástica. Es que un momento en que nos confundimos con todas las cosas mal hechas, con las formas mal ejecutadas, yo creo que esto de la tarjeta verde se convierte en una guía para valorar a los que hacen las cosas bien, porque no es simplemente estar castigando, sino que también vale la pena patrocinar a la gente que lo hace bien y esto de su tarjeta me parece algo estupendo”, señaló el odontólogo de profesión.
Al ser cuestionado por el creador de esta estrategia Fair Play hace más de 30 años del por qué no la tenemos en su país de origen y sí en otras geografías del mundo, el técnico antioqueño respondió que teníamos que profundizar más en los países que lo están haciendo y añadió: “pero me parece que es un ejercicio elemental de equidad y algo para copiar”.
Así, el técnico colombiano recibió la cartulina del juego limpio de manos de su impulsor, promotor e inventor para seguir jugándole limpio a su aporte con el fútbol orbital.


martes, 6 de febrero de 2018

La otra tarjeta

Iván Ramiro Córdoba habla de las bondades de la tarjeta Verde. El exdefensor del Club Atlético Nacional, de San Lorenzo de Almagro, del Inter de Milán y de las selecciones Colombia “defiende” los postulados de juego limpio, que están inmersos en esta estrategia ideada por el periodista Roosevelt Castro Bohórquez. Foto: Edwin Ortega Ospina.  

Por: Naty Gómez J.

No son cuentos chinos: la tarjeta verde llegó al Sistema Educativo de Japón. La Junta Metropolitana de Educación de Tokio creó la "Respuesta de Materiales de Enseñanza de Educación Moral Metropolitana de Tokio” para apoyar la implementación fluida de "moralidad de currículo especial" en cada escuela pública.
Para ello puso en circulación “El Libro de la Moral”, de carácter de lectura obligatoria para los ciclos primaria y secundaria.

En lo concerniente a las relaciones con las personas, orientado para los grupos de tercer ciclo de primaria, el libro aporta un capítulo especial a esta estrategia del juego limpio, ideada por el periodista y exábitro de fútbol Roosevelt Castro Bohórquez, hace más de 30 años.

Bajo el título “La otra tarjeta”, el logro editorial japonés inculca a los niños los valores de la amabilidad y compasión con sus congéneres.

“Me alegra mucho que nuestra estrategia le juegue limpio a los valores de los niños, en una cultura milenaria como la japonesa”, señala el ideólogo de esta cartulina, que hace presencia en el balompié de la Segunda División de Italia, la Real Federación Andaluza de Fútbol, la Copa Verde en Belem Do Pará, Brasil, y algunos colectivos arbitrales de México, Chile, Francia, entre otros países.


“Espero que se implemente en nuestro fútbol, para ayudar a la paz y la convivencia en este contexto”, recalcó el periodista deportivo tolimense, asociado a la Acord, al Cipa y la AIPS y quien fuera exaltado por el colectivo arbitral Arbiantioquia por esta iniciativa del Fair Play, el pasado mes de diciembre de 2017. 

Facsímil de una de las páginas del “El Libro de Moral”, en las que se consignan las bondades de  la tarjeta verde. 

miércoles, 3 de enero de 2018

Roosevelt es “Orgullo Arbiantioquia”

El periodista deportivo y exárbitro de fútbol fue premiado por sus más de 30 años en favor del juzgamiento y por su contribución con el  juego limpio, a través de su propuesta de la tarjeta verde.
El  exjuez FIFA de Antioquia, Adrián Vélez, entrega el reconocimiento al periodista deportivo Roosevelt Castro, por su contribución al juego limpio, con su estrategia de la tarjeta verde. Foto: Edwin Ortega Ospina.

Por: Naty Gómez

El periodista deportivo Roosevelt Castro Bohórquez, asociado al Círculo de Periodistas y Comunicadores Sociales de Antioquia, CIPA, y a la Asociación Colombiana de Periodistas Deportivos, ACORD Antioquia, fue declarado “Orgullo Arbitral Arbiantioquia”.
Sucedió el pasado 15 de diciembre de 2017, cuando al llamado “Juez de la paz” le fueron valorados y reconocidos todos sus esfuerzos en pro de la paz y la convivencia, en el contexto del fútbol,  y especialmente por su contribución al Juego Limpio con su propuesta de la tarjeta verde, por parte de la Corporación Colegio de Árbitros de Fútbol de Antioquia-Arbiantioquia.

Con Eduardo Domínguez, presidente de la Conmebol, en la promoción de la tarjeta verde. Foto: Juan Felipe Acevedo. 

La gala de “La Noche de los Mejores”, con que se clausura el año para la agremiación arbitral, fue testigo de tan importante acontecimiento del deporte.
“Fui llevado con unas mentirillas piadosas, por parte del periodista deportivo y colega Edwin Ortega Ospina, a la ceremonia. Yo, desde el año pasado, buscaba socializar mi estrategia de la tarjeta verde con las tres corporaciones arbitrales que tiene Antioquia. El año anterior fui invitado por CASDA, que preside Wilmar Roldan, para hablar de ello. También lo hizo Arbiantioquia. En la primera lo hice, pero en la segunda no pude realizar mi charla por inconvenientes familiares. Ya para este año, Edwin volvió a insistir en un reconocimiento y una reivindicación a nuestro aporte para el Fair Play, sin que me enterara yo. Lo hizo con la Academia Antioqueña de Árbitros, pero tuvo eco en Arbiantioquia”, declaró el periodista deportivo y creador de la propuesta de la tarjeta verde hace ya tres décadas.


Con el profesor Hernán Dario "Bolillo" Gómez, DT de Panamá, en la promoción de la tarjeta verde. Foto: Jaime Herrera Correa. 

En la clausura,  el exábitro profesional Carlos Alberto Betancurt, presidente  de Arbiantioquia y médico de profesión, hizo un balance de gestión de su Corporación y reconoció las bondades de la tarjeta verde y su inventor. “Este año aprovechamos la ocasión para reconocer en Roosevelt Castro una labor titánica que él ha hecho en pro de ayudar a que el fútbol sea jugado y respetado como un deporte muy especial, que aglutine a las personas y que se enfoque, más allá del tema competitivo,  en el hecho de que todos jugando respetando al adversario  y haciendo lo debido para respetar las reglas de juego también”, señalo el máximo dignatario de la corporación arbitral más antigua de Antioquia.
“Roosevelt es de la casa, es un orgullo Arbiantioquia. Por eso resaltamos su encomiable y  bonita labor por el juego limpio con esta resolución de agradecimiento y exaltación en favor del juzgamiento antioqueño y especialmente por el Fair Play, a través de su estrategia de la tarjeta verde, en la que lleva más de 30 años”, manifestó el  exjuez FIFA de Antioquia, Adrián Vélez Londoño.

Con el profesor Juan Carlos Osorio, DT de México, en la promoción de la tarjeta verde. 

“Le agradezco a Arbiantioquia esta exaltación tan especial que nos hizo y la calificamos así porque es una agremiación arbitral la que nos reconoce. Igualmente por implementarla con gran éxito en los Festivales Escuelas de Fútbol- Copa Acord y Estrellas de Navidad Coogranada. De igual forma, agradezco de corazón al colega Edwin Ortega Ospina, por tanta generosidad con este servidor. Mi Dios los bendiga hoy y siempre”, concluyó agradecido el también llamado “Juez de los valores”, quien también espera la bendición Papal en pergamino desde Ciudad de El Vaticano, para su novedosa propuesta de la tarjeta verde.

Y así Edwin se salió con la suya, al permitir que, con el consentimiento de la junta directiva de Arbiantioquia y los más de 150 colegiados entre ellos 15 nuevos aspirantes, reconocieran a este hombre del fútbol que es todo corazón.


sábado, 2 de diciembre de 2017

Llega la Verde al Festival Estrellas de Navidad


Las acciones de Fair Play serán premiadas con la tarjeta verde del periodista deportivo Roosevelt Castro Bohórquez, en el V Festival Estrellas de Navidad. Fotos: Érica Espinosa Casas.

Por: Naty Gómez

 Luego de su exitoso paso por el XVIII Festival de Escuelas de Fútbol, Copa Acord, y de su bendición papal el pasado 9 de septiembre, la tarjeta verde llega al V Festival Estrellas de Navidad Coogranada.
Los infantes de las categorías Belenes, Reyes Magos, Pesebres, nacimientos y Especial disfrutaran de la fiesta futbolera, que se realiza en Medellín en el mes de diciembre.
Cerca de 3000 infantes buscarán llevarse el título en cada categoría, en esta fiesta axiológica que se jugará en las canchas del Politécnico Jaime Isaza Cadavid del 7 al 27 de diciembre.
“Nuestro Festival quiere promover los valores, por ello adoptamos esta magnífica estrategia que tiene el periodista deportivo Roosevelt Castro Bohórquez  y la implementaremos en nuestra fiesta anual del fútbol y los valores que realizamos en el mes de diciembre”, señaló Elkin Peña, presidente del Club Deportivo Coogranada, anfitrión del Festival infantil.
Con el lema “En Navidad no solo rueda el balón, ruedan tu talento y emoción” como frase de batalla, la quinta versión promete contribuir con el desarrollo integral del niño futbolista antioqueño.
“Será un honor estar en este Festival contribuyendo con la formación en valores y el juego limpio con nuestra estrategia de la tarjeta verde”, indicó el periodista deportivo Roosevelt Castro Bohorquez, creador de esta propuesta hace más de 30 años.
Esperando el pitazo inicial, los niños de Antioquia tendrán otra alternativa para poner a rodar el balón de los sueños  antes del Festival Ponyfutbol.




sábado, 11 de noviembre de 2017

Roldán, un juez de pasiones


Por: Roosevelt Castro B.
Su primer partido no fue noticia en ningún noticiero o periódico, solo  un reto con su profesora María Patricia Restrepo Rodas, en la Escuela Urbana de Varones de Remedios. Ella sancionó un penalti. Él, quien jugaba como portero,  le dijo que no fue. Ella replicó preguntándole que si era árbitro de fútbol. Él le dijo que sí y con un caja de chicles de menta y  un envoltura de un Bon bon bum empezó a darle rienda a su sueño arbitral. 
Así,  desde los 12 años, el amalfitano  Wilmar Alexander Roldán Pérez empezó a acumular decibeles de gritos de hinchas  furiosos que le recuerdan a su ser querido.
Su primer clásico
La cita con el juzgamiento futbolístico ya estaba pactada. Los tiquetes aéreos no le llegaron.  Cuatro días antes le habían anunciado que  sería el juez central en un clásico antioqueño entre Verdes y Rojos, acordado para el sábado 23 de febrero de 2008.  Era su primera vez como árbitro entre los archirrivales paisas.
Un mes antes había cumplido los 28 años de edad y cinco como central al servicio de la División Mayor del Fútbol Colombiano, Dimayor. El llamado “Castrilli del Nordeste Antioqueño” estrenaba su gafete  FIFA.  
Los fieles escuderos en esta cita con el odio y la vocinglería fueron Wilson Berrio y Daniel Pérez, ambos de las Fuerzas Armadas. Quizás blindándolo de los madrazos y los insultos en que prorrumpían los más de los 30.055 hinchas que asistieron al Estadio Atanasio Girardot, en la noche fría sabatina.
Los rivales de plaza llegaban a su juego  número 251 desde que iniciaron este duelo del Rentado Colombiano a finales de 1948, en la Cancha de San Fernando, bajo la conducción arbitral de Guillermo Acuña. 
Dice  Eduardo  Galeano, en su libro “Fútbol a Sol y Sombra”, que el árbitro es arbitrario es decir caprichoso. De igual forma asevera el escritor y periodista uruguayo que: “los perdedores pierden por el él y los ganadores triunfan a pesar de él”. 
Así lo pensaron los hinchas del Atlético Nacional y el Deportivo Independiente Medellín, cuando se enteraron que para su choque futbolístico lo pitaría el hijo de Luz Amparo.

Al Derby paisa había llegado sin tanta ansiedad y noches de insomnio  como los tuvo cuando debutó como profesional del pito. Fue un día 16 de febrero de  2003, cuando le anunciaron que pitaría su primer encuentro como profesional, en un partido entre Millonarios y Caldas, en Bogotá. Un lacónico cero a cero selló en el marcador final del partido. Wilmar, lo asumió con la misma humildad como digiere sus alimentos, en especial las sopas de verduras que les prepara su hermana Sandra, una acuciosa trabajadora de las confecciones, en Leonisa. Claro está que se la pasó casi tres días desvelado, por culpa de tan tremenda responsabilidad. Además, fue un partido de bienvenida y de despedida. Sí, ese día Wilmar recibía la alternativa y su escarapela de Juez Dimayor  y se despedía un histórico del pito antioqueño y colombiano: Jorge Luís Arango Cardona, como asistente arbitral.
8.15 p.m., horario atípico para el encuentro futbolero. La terna arbitral comandada por el Tecnólogo en Educación Física  del Politécnico Jaime Isaza Cadavid salió al terreno de juego del “Coloso de la 74” sin hinchas, ni dolientes, quizás su querida madre lo acompañó en sus oraciones a la Virgen de los Remedios, patrona de su  pueblo.
Un camerino estrecho y maloliente los separaba de tremenda misión. La bulla  y los insultantes gritos no lo amilanaron.  El sonido gangoso del speaker del Estadio anunciaba las alineaciones del partido, en cumplimento de la quinta fecha de Liga Mustang I-2008.
“Atlético Nacional saltará al Atanasio Girardot con David Ospina en la portería; cuarteto posterior con Camilo Zúñiga, Humberto Mendoza, Walter Moreno y Estiven Vélez; medio campo para José Amaya, Diego Toro, Víctor Ibarbo y David Córdoba. Adelante  estarán  Camelo Valencia y Sergio Galván Rey”, anunciaba Carlos Gilberto Giraldo, periodista deportivo y speaker del Atanasio.
Cada jugador era coreado por la recalcitrante barra de Los Sureños, quienes no pudieron asistir con la parafernalia festiva que cada fecha y cada fin de semana para animar al equipo y amilanar al contrario y a los jueces.   “Son los hinchas en el manicomio”, como lo expresa el escritor Charrúa Eduardo Galeano.
Los Verdolagas, orientados por el argentino Óscar Héctor Quintabani, fungían como dobles campeones en la temporada anterior y llegaban  en una posición incómoda en la tabla: ocupaban la casilla 14 con 3 puntos producto de una victoria en cuatro salidas.
Por su parte, los Escarlatas, dirigidos por Juan José Peláez Naranjo,  venían invictos con 12 puntos y cuatro partidos ganados. El once inicial del Medellín lo conformó el uruguayo Aldo Bobadilla en la portería; Elkin Calle, Andrés Ortiz, Bélmer Aguilar, Jamell Ramos en la defensa; Juan Esteban Ortiz, Danilson Córdoba, Jaime Castillón y Omar Pérez, en el medio campo; y  Ayron del Valle y Jackson Martínez en la delantera.
Un ritual similar hacían los hinchas  de la Rexixtenxia Norte quienes llevaron los trapos, las banderas y la murga para animar a sus ídolos  rojos.
Luego de los himnos de Colombia y Antioquia  se dio inicio al primero de los ocho clásicos montañeros que ha dirigido Roldan Pérez, en el fútbol profesional colombiano.
El roce, el choque y el fragor  del partido unidos a la ardentía en la disputa del balón  descomponen a los hinchas  que insultan al central para que piten las faltas a favor del equipo de sus amores.
Mendoza, Vélez, Amaya y Toro, por Nacional y Ramos, Juan Esteban Ortiz, Córdoba, Pérez,  del Valle y Martínez por el DIM, recibieron el cartón amarillo que los obligó al arrepentimiento y Walter Moreno es condenado con el rojo.
Un disparo de media distancia del apartadoseño Camilo Zúñiga, en el minuto 84, vulneró la red del Uruguayo Bobadilla  y puso a ganar por partida doble al  cuadro Verde: los tres puntos disputados y los cerca de 334 millones en la taquilla. 
El orgasmo del fútbol cubrió de éxtasis la fanaticada nacionalista, que no se cansó de seguir gritando “FIFA HP “ al gestor formativo de la acción  “Deporte y Convivencia”, del Inder-Medellín.
Parece paradójico que un árbitro asuma el roll para pacificar aficionados al fútbol,  en las charlas  de sensibilización que realiza en los colegios y escuelas de Medellín, en lo que antes se llamó “Hinchas por la paz”  cuando en las tribunas atestadas de los mismos anónimos estudiantes  se convierten en fanáticos  que  rugen  y  lo llenan de improperios.
La inteligencia emocional le ha servido como fórmula secreta al juez antioqueño y presidente de la Corporación Arbitral Social y Deportiva de Antioquia, CASDA,  para “desconectarse” de tanto insulto. “Tenemos que tener la mamá de caucho, para que reboten los insultos”, comenta jocosamente el esposo amoroso de Lorena Fernández y padre de Mariana.
Luego de casi una década y media en esta profesión y con más de 140 partidos al servicio de la Dimayor, el habitante del barrio Guayabal, en Medellín,  recuerda como en el torneo promocional de la Primera B del 2006, su arbitraje se convirtió en problema de orden público. Las pasiones desaforadas de los hinchas locales del Tulúa las emprendieron contra la terna al verse impotentes de no poder llegar a la final del torneo, ya que habían perdido con Valledupar y un empate en Tulúa sentenció al local, no poder acceder la disputa del ascenso a la máxima categoría. 
Es que desde hace rato el polideportivo y bachiller del colegio Ignacio Yépez Yépez, de Remedios, Antioquia,  viene haciendo un arbitraje de gran altura y  de mucho peso; no sólo por su 1.90 de estatura,  ni por sus  82 kilos, sino por sus buenas calificaciones a la hora de acometer la dura tarea del manejo del pito y las tarjetas.
“Ganamos güevón, así esa gonorsofia de Roldán nos haya expulsado a Moreno”, dijo Sebastián Sánchez, estudiante de la Institución Fe y Alegría de Manrique y habitante del barrio La Cima un sureño. Sánchez,  agitando una bandera verde y blanca y portando una camiseta con la imagen de Andrés Escobar, un eximio jugador  del verde asesinado vilmente el 2 de julio  de 2004, celebró la “parada en seco” que le dio el equipo de sus amores a su rival de plaza.
El debut  como FIFA de Roldán Pérez fue auspicioso, a pesar de no contar con la sintonía, en la pantalla chica, de la hincha más fiel: su madre, todo porque el partido fue transmitido por señal cerrada. Doña Luz, una mujer novelera, no porque se entrometiera en los hogares ajenos, sino porque le gustaban las telenovelas, anhelaba que alguno de sus hijos o hijas protagonizaran alguna ó saliera en la televisión.  Con las frecuentes salidas, ahora doña Luz Amparo saca pecho y le envía sus bendiciones.
Mientras Roldán terminaba sus menesteres arbitrales, el planeta recibía noticias como la renuncia de Fidel Castro a la presidencia de Cuba luego de 49 años en el poder. De igual forma, el deporte colombiano de los clavados celebraba la clasificación a los Juegos Olímpicos de los saltadores paisas Diana Isabel  Pineda Zuleta, Juan Guillermo Urán Salazar y por primera vez  para Víctor Hugo Ortega Serna. Del mismo modo,  el país político se informaba de la muerte del ex líder guerrillero  y ex militante del EPL, Bernardo Gutiérrez,  en Roma, víctima de un cáncer.  

 …  y el mundo, como un balón de fútbol,  seguirá rodando sin tiempo para detenerse.